Loading...
Home / Viral / Asaltante de buen corazón nos da la lección del año

Asaltante de buen corazón nos da la lección del año

En el mundo hay muchos ladrones, gente de la mala vida que por razones del destino han tenido que elegir esta vida y llevarla a cabo como de lugar. Algunos los hacen por necesidad, hay que admitir, mientras que otros solo por ganar dinero fácil. En ambos casos, lo hecho esta mal, por lo que no es justificable de ninguna de las maneras posibles que puedan existir.

Sin embargo, es fácil decir que los ladrones no tengan corazón ni sentimiento alguno con sus víctimas. Es cierto, van con un solo objetivo en mente: asaltar, pero, no se puede decir que muy dentro de ellos se les retuerza algo por el simple hecho de dañarle la vida a una persona ya sea con un atraco. Las personas le llaman a esto: consciencia.

La consciencia puede aparecer en los momentos menos indicados, pues esta te dice que lo que estas haciendo esta mal. Es apoyada por la ética y la moral, ambas son un arma muy grande que pueden evitar muchas desgracias. Consciencia, moral y ética, los peores factores que pueden afectar la mente de un ladrón que necesita dinero para poder comer.

No obstante, esto pasa, y la historia que te traemos a continuación es el mejor ejemplo de que los delincuentes pueden arrepentirse de sus actos en los momentos menos esperados. Esto paso el pasado 31 de diciembre en la ciudad de Puebla, Nación de las cemitas, cuando el espíritu navideño rondaba las cabezas de las personas que esperaban el año nuevo con muchas ansias.

Según los testimonios de personas que se trasladaban en un autobús, los cuales se dirigían a sus casas muy cansados luego de un largo día de trabajo, al rededor de las seis de la tarde subieron al trasporte público una pareja que intentó robar a cada uno de ellos. Sin embargo, parece que el espíritu navideño de ellos fue más fuerte porque le perdonó la vida a muchas personas que allí se encontraban.

Eran un hombre y una mujer de unos 25 años cada uno, ambos subieron y cada uno se puso en una puerta y, arremetiendo contra todo el mundo, el hombre comenzó a gritar: ¡esto es un atraco, me dan todo lo que tienen! Amenazando con una navaja al aire, todo el mundo se tensó cuando el ladrón se acercó a un hombre para acorralarlo, pero enseguida se arrepintió. 

El sujeto le dijo que no los iba a robar porque venía de trabajar, luego de eso, el asaltante le hizo señas a su compañera para detener el atraco y bajarse del autobús deseándole a los pasajeros un feliz año nuevo.

 

 

Loading...
Close